¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

domingo, 15 de marzo de 2015

Crítica de UNDER THE SKIN (Jonathan Glazer, 2013)

¡Hola de nuevo! Hoy vengo a hablaros de la película más rara que he visto en... bueno en mi vida y más allá. Preparaos para Under the Skin:

Director: Jonathan Glazer

Reparto: Scarlett Johansson, Jeremy McWilliams.

Argumento: Un alien asume la forma de una atractiva mujer (Scarlett Johansson) y deambula por las calles de Escocia, llevando a hombres solitarios y confiados a su destino fatal en la adaptación surrealista de la novela homónima de Michel Faber. (FILMAFFINITY).

Crítica: No es ningún secreto que me gustan las pelis raras. Si están bien hechas son satisfacción doble. Así que me puse con Under the Skin con el triple de ganas. Y fue demasié. Casi no supe por donde cogerla hasta el final, que me parece lo más especial de la película. Pero antes de eso, vayamos un poco más allá.

Tras hora y media, empiezas a comprender que a parte del perturbador destino que le aguarda a cada hombre que el personaje de Johansson seduce, la verdadera idea alrededor de la cuál se construye la película es como un alien se adaptaría a una existencia y cuerpo humanos en la tierra (no el habitual enfoque más pasteloso en que el entrañable protagonista conoce una familia y aprende las costumbres del planeta, sino una versión más fría, des-afectiva y lúgubremente realista).

Creada en profunda improvisación (las conversaciones entre los jóvenes que aparecen en la película y Johansson estaban grabadas con cámaras ocultas y luego se les explicaba hasta que extremos podían llegar si decidían participar en el proyecto), con actores no profesionales que preferiría no haber visto desnudos y de poco a ningún diálogo. La película es quizás demasiado rara y aunque hay recompensa, como digo, justo al final, hay aburrimiento de sobras a cambio de la parte más absorbente y cautivadora, la más rica y metafórica.


Lo que creo que la hace -si bien no un éxito- una experiencia que merece la pena es el compromiso total de Scarlett Johansson, que ofrece un personaje completamente despojado de sentimiento humano y que puede pasar de inocente seductora al vacío más absoluto en un escalofriante segundo. Eso y el cierre. Una complicada (y difícil de apreciar en un principio) joya y la belleza real de la película; su "verdadero cuerpo" lamentando la pérdida de su disfraz de piel segundos antes de ser tratada como basura y quemada sin más tacto ni contemplación, terminando su experiencia humana. Es una escena dura y muy potente que llega porque de alguna forma se ha ido construyendo ese momento hasta el final. Es el instante en que te das cuenta que el experimento se ha hecho suficientemente bien como para que te llegue o se te rompa algo cuando ves su cuerpo arder, su piel rasgada a un lado, la crueldad del hombre ante lo que no quiere comprender, sino poseer.

Incluso si, como yo, has soportado la película la mayoría del tiempo más que disfrutarla, hay un verdadero mensaje en esos últimos minutos, hay una recompensa para el cinéfilo que aguante hasta los créditos. Y estoy seguro que los habrá que habéis salido de la película no solo sorprendidos sino conquistados por su descargado atrevimiento. Es una experiencia densa hasta la saciedad, pero nos hace pensar más allá de lo escrito en el guión, y hoy en día ese nivel de exigencia y confianza en el espectador es muy difícil de encontrar.



Momentazo es final lo mires por donde lo mires...

~6,6~

________________________________________________

Será demasiado para muchos -y por muchos digo la mayoría y en gran parte me incluyo- pero si tenéis una tarde de extrema lucidez mental darle una oportunidad. No os dejará indiferente y, quien sabe, tal vez sois ese cinco por ciento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!