¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

lunes, 9 de marzo de 2015

Crítica de SNOWPIERCER (Bong Joon-ho, 2013)

Pido premio especial por escribir el nombre del director sin reírme. Bong. Jeje, je. Vale, ya paro.

The main protagonist appearing with other supporting characters.Director: Bong Joon-ho

Reparto: Chris Evans, Song Kang-ho, Tilda Swinton, Jamie Bell, Octavia Spencer, John Hurt, Ed Harris.

Argumento: Un fallido experimento para solucionar el problema del calentamiento global casi acabó destruyendo la vida sobre la Tierra. Los únicos supervivientes fueron los pasajeros del Snowpiercer, un tren que recorre el mundo impulsado por un motor de movimiento eterno. Adaptación de la novela gráfica "Le Trasperceneige", escrita por Jean-Marc Rochette y Jacques Loeb. (FILMAFFINITY).

Crítica: No tanto una candidata a Oscars como una rareza que me apetecía ver, Snowpiercer fue un viaje salvaje de principio a fin. Y uno que me sorprendió mucho más de lo que me esperaba.

A estas alturas si veo Tilda Swinton escrito en el reparto de alguna cinta ya me da motivos para verla (enorme abucheo a la Academia por el imperdonable plantón con We Need To Talk About Kevin) y verla transformada en la mano derecha del maquinista es una maravilla digna de ver. Pero no es lo único que fascina de la cinta.

A medias entre la lucha por el derecho a vivir como humanos y la deliciosamente excéntrica historia sobre una locomotora que mantiene en su interior a los últimos supervivientes tras un desastre climático que deja la Tierra helada, Snowpiercer es una bomba de acción que viaja a toda potencia a través de cada capa de la raza humana, mostrando tanto belleza inesperada como repugnancia y fealdad. El guión es una de las bazas más potentes de la película (que no pierde el ritmo en sus más de dos horas de duración) y cada vagón en que Curtis y sus amigos van entrando va mostrando un nivel diferente de Alicia en el País de las Maravillas (o de las pesadillas, depende de como se mire).


Y es que lo que le da el golpe de fuerza a Snowpiercer más allá de su rareza es la constante duda que va creciendo sobre la moralidad dentro del vehículo, que aumenta de forma exponencial hasta un dudoso final. En un principio está clara la batalla que el protagonista -un más que solvente Chris Evans- y sus amigos emprenden contra los enemigos a la cabeza del tren, pero en los últimos momentos de la película las líneas se desdibujan cruelmente y solo queda elegir entre confiar en la corazonada de un cambio o seguir sometiéndose a la frialdad del raciocinio y el equilibrio. Esta última es la que rige la vida que casi todos los pasajeros conocen y tanto ella como contra lo que lucha (el caos generado por la falta de segregación y orden) salpican con manchas de oscuridad las coloridas secciones de esta particular arca de Noé. Incluso cuando hay tiempo para risas sabes que rascando encontrarás la sangre de los que fueron eliminados para llegar al estatus actual. Y todo esto hace de Snowpiercer un entretenimiento (tanto literal como filosófico) muy difícil de ignorar. Y uno que es mucho más que recomendable.


~8~

_________________________________________________

Dios bendiga a Mason. Y por Mason me refiero al Mason de Tilda Swinton (no al de Boyhood...) y por dios me refiero a... ¿Marion Cotillard? O a Bryan Fuller. Depende del momento del día.

Hasta la próxima entrada! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!