¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

jueves, 5 de julio de 2012

Shame (2011)

Hacía ya siglos que no veía una película. Y ayer, a altas horas de la madrugada, mientras dudaba entre si seguir enganchado al ordenador como un tecnozombie o irme a dormir, me vino una inspiración repentina: Shame.

Director: Steve McQueen

Reparto: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie.

Argumento: Brandon (Michael Fassbender) es un treintañero neoyorquino con serios problemas para controlar y disfrutar de su vida sexual. Se pasa el día viendo páginas pornográficas y manteniendo contactos con solteras de Manhattan...

Crítica: una de las razones por las que he tardado tanto en ver Shame es porque últimamente el estrés me ha echo alejarme del mundo cinéfilo, y ese alejamiento hacía que por primera vez me diera pereza ponerme a ver una cinta. Nunca encontraba el momento o estaba haciendo otras cosas.

Hasta que ayer, de la nada dije; o vuelvo al cine ahora o no vuelvo. Y le di al play. Es difícil explicar como me sentí durante la hora y media que duró la película. Volver a sentir esa pasión por el cine me llenó tanto que disfruté la película de principio a fin.

Lo cierto es que el echo de que, todo y tocar un tema espinoso, Shame sea increíblemente digerible, ayuda mucho. No fueron dos horas de debate filosófico y puro desgarro psicológico como me esperaba.


Eso no quiere decir la película no de que pensar, ya que tiene un buen número de escenas de especial intensidad -sexual o no- y en las que verdaderamente se puede ver la dureza y profundidad de un desgarro absoluto en el personaje de Brandom, excelentemente interpretado por un Michael Fassbender soberbio (a la escena en que llora bajo la lluvia tras el intento de suicidio de su hermana me remito). En esos instantes se puede ver lo perdido que vive, su angustia, por mucho que su falso mundo artificial le proteja con un buen trabajo y la vida de un neoyorquino treintañero cualquiera con una vida sofisticada y exitosa.


La espina en esa existencia es Sissy, su hermana pequeña. Un torbellino imprevisible y perturbado que descoloca la extrañamente ordenada vida de Brandom. Ambos están perturbados a decir verdad. Ella pide ayuda, él la deniega y se cierra en su mundo, donde los demonios que le rodean son expuestos pero no visiblemente tratados. Nadie dice: "tienes un problema, estás enfermo, eres un adicto al sexo". Se deja que el espectador saque sus conclusiones.


De esa forma avanzamos en la cinta y llegamos al (deliciosamente abierto) final. Y nos preguntamos: ha avanzado el personaje? Ha evolucionado hacía bien o no? Podrá llegar a mantener algún día un relación seria y estable? Como influye la presencia y posterior intento de suicidio de su hermana? Todas estas preguntas culminan en una última e indecisa mirada hacía la misteriosa mujer -casada- que Brandom ve en el tren al principio y al final de la cinta. Sucumbirá al deseo? Hay algo en él que se haya despertado? O seguirá la bestia lamiéndose sus heridas sin escuchar las luces de alarma que la cinta lanza al espectador a golpe de una demoledora banda sonora?

Nota: 7,5

_______________________________________

Y ale! Toma crítica! Creía que estaría oxidado de tanto tiempo pero hoy debo estar inspirado. Disfrutad del trailer y echadme de menos! x)

New York, New York! Gran escena...

Nos vemos :)

Domive

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!