¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

jueves, 12 de marzo de 2015

Crítica de THE IMITATION GAME (Morten Tyldum, 2014)

No hace falta decir que ayer no me dio tiempo a escribir la segunda entrada. Culpad a la rulais de Sedy. Pero aquí la tenéis. Cumberbatch y Knightley. The Imitation Game:

Director: Morten Tyldum

Reparto: Benedict Cumberbatch, Keira Knightley, Matthew Goode, Rory Kinnear, Charles Dance, Mark Strong.

Argumento: Biopic sobre el matemático británico Alan Turing, famoso por haber descifrado los códigos secretos nazis contenidos en la máquina Enigma, lo cual determinó el devenir de la II Guerra Mundial (1939-1945) en favor de los Aliados. Lejos de ser admirado como un héroe, Turing fue acusado y juzgado por su condición de homosexual en 1952. (FILMAFFINITY).

Crítica: Últimamente los biopics más "clásicos" no están precisamente de moda. Tantos años con la Academia premiándolos a llevado a querer alejarse de esa tendencia a toda cosa. Y aunque si me decís que el año de The King's Speech esa era vuestra cinta favorita, os dejaré de dirigir la palabra, no hay que dejar que eso nos nuble la vista en este caso.

The Imitation Game es un biopic más inteligente y más complejo que la media porque, al igual que sus protagonistas, navega entre mensajes ocultos. El drama personal de Alan Turing hace que la cinta pase de ser una película bélica ambiciosa, excepcionalmente bien escrita y con un personaje principal socialmente incompetente (dos oles al Oscar de Graham Moore si Gillian Flynn no podía llevárselo) a la profundamente emotiva historia del hombre del que nadie esperaba nada y que fue castigado por mantenerse fiel a sus principios aún habiéndolo dado todo por ayudar a su país.


Hace unos días debatía sobre quien merecía más la estatuilla: Keaton o Redmayne, pero Bendict Cumberbatch me acabó ganando al final de Descifrando Enigma. Su medida y angustiosa interpretación y su magnífico personaje pueden ser la clásica elección academicista, pero lo hace tan, tan bien... Es un puñetazo emocional encima de una cinta maravillosamente ejecutada, escrita e interpretada (y un personaje listo y socialmente inepto que el actor logra diferenciar, de alguna forma, de su famoso Sherlock). Cumberbatch también tiene la suerte de estar acompañado por una estupenda Keira Knightley. En las pocas escenas en las que se puede lucir saca a la luz una garra y una fuerza que echaba de menos. Es curioso como, cuando eliminas la clásica trama amorosa, los personajes femeninos tienen más espacio para respirar y como, en esa línea, la Joan Clarke de Knightley pasa de dejar que sus padres le convenzan de qué es decoroso y qué no a luchar por lo que quiere y se ha ganado. Es una dinámica que arde lentamente pero que es un placer disfrutar minuto a minuto.

Pero lo que hace más especial a The Imitation Game es como trata su tema. La cinta es abiertamente emotiva, con escenas que tocan muy hondo y realidades dolorosas como por lo que ha de pasar alguien con la mente de Turing por el simple hecho de ser como es. Pero aunque los sentimientos puedan estar a flor de piel la película nunca es melodramática ni busca la lágrima fácil. Te muestra las cosas como fueron de forma inteligente y medida y la vergonzosa y oculta verdad aflorando hace el resto. La película trata a su protagonista con cariño y justicia a la vez, sabiendo cuando se está equivocando y cuando ha de ser recordado que...

"Sometimes it is the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"



~8,5~

____________________________________________________

¿Qué opináis vosotros? ¿Keaton, Redmayne o Cumberbatch? No olvidéis dejar vuestra opinión en los comentarios y hasta la próxima! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!