¡Echa un vistazo a las últimas entradas publicadas!

viernes, 13 de marzo de 2015

Crítica de FRANK (Lenny Abrahamson, 2014)

Ahora mismo estoy de bajón porque me acabo de acabar Pushing Daisies y la cancelaron hace años y no va a volver y me quiero morir. Pero lo bueno es que la peli de la que os vengo a hablar hoy es tan rara como la serie de Fuller así que el ambiente está en su punto. Ámonos.

Director: Lenny Abrahamson (en serio, ¿quien le pone nombre a esta gente?)

Reparto: Michael Fassbender, Domhnall Gleeson (otro), Maggie Gyllenhaal (otra), Scoot McNairy (quien le pone Scoot a su hijo en vez de Scott...), Carla Azar, François Civil.

Argumento: Jon (Domhnall Gleeson), un joven aspirante a músico, se une a un grupo de excéntricos músicos pop liderado por el enigmático Frank (Michael Fassbender) y su neurótica compañera Clara (Maggie Gyllenhaal). (FILMAFFINITY).

Crítica: Frank es de las películas más raras que me he visto últimamente. Y es refrescantemente genial. La historia de un músico en apuros y falto de inspiración que se une a una banda de rarezas musicales donde conoce a Frank, nuestro enmascarado protagonista.

Lo normal es que estas películas suelen ser curiosas, sí, pero a parte de una premisa inteligente y de la gracia de pensar como el co-protagonista se pasa el 80% del tiempo sin enseñar la cara, suelen terminar en poco más y siendo una decepción, porque no alcanzan las expectativas creadas. Frank es esa extraña excepción que logra que para el final de su metrage se haya ganado sus rarezas, mostrando un emotivo y entrañable personaje tras la cara de papel maché. 


Y es que aunque el rostro de Michael Fassbender no hace acto de presencia hasta el final, su talento no desaparece. Enmascarado y explicando sus expresiones para "hacer las conversaciones más cómodas", el Frank que construye es más que un truco, es un personaje completo, el ser humano que se esconde tras la leyenda (lo cuál no está al alcance de cualquier actor -por no decir de muy pocos-; Fassbender se consolida como uno de los intérpretes de su generación). De su mano y de la del resto de la banda nos llega la mayoría de música que escuchamos en la película. Alternativa a más no poder, te cala en los huesos de una forma extraña y hace todavía más eléctrica la película, minuto a minuto, crisis a crisis. Tras Fassbender es lo mejor de la hora y media que nos presenta Jon a través de su creciente cuenta de Twitter.

Y es que el verdadero protagonista de la película es cualquiera de nosotros en algún momento de nuestras vidas; admirando a alguien que crea una huella única a la que intentamos aspirar. La originalidad, el carisma. El problema es que una vez la respuesta es negativa, Jon se aprovecha de la cada vez más debilitada serenidad de Frank (obsesionando con la idea de gustar a todos) hasta que -psicológica y físicamente- le rompe. La dura joya en el centro del corazón de la película no es solo la fuerza interpretativa de Fassbender, o la retorcidamente y genial música, o el inteligente guión que usa sus peculiaridades para sorprendernos con un final sorprendentemente revelador y enternecedor, sino la fría verdad que Jon decide ignorar hasta que es desterrado; que el responsable no es la gente que intenta no darle una oportunidad, sino que la oportunidad la pierde separado por la insalvable barrera del verdadero talento. Sin excusas, sin historias de fondo.


~8~

______________________________________________________


Para los que no la hayáis visto y os quedéis con ganas de saber más, os dejo con un ejemplo de la música que os podéis esperar:


Y para los que ya la hayáis visto, entenderéis la grandeza de su última escena, donde [SPOILER] con la máscara quitada Frank se reúne con su banda y crea arte una vez más [SPOILER]:


Y con ellos os dejo. Hasta la próxima bloggeros! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Muchas gracias por dejar tu opinión! :)

Quizás también te interese
¡Recomienda este blog!